Vandal Sports
  1. Vandal Sports
  2. Noticias
  3. Ojalá más Paris Games Week, pero en España

Ojalá más Paris Games Week, pero en España

El ambiente en su zona de eSports era único y, todavía, muy lejano a lo que vemos en nuestro país.

Ojalá más Paris Games Week, pero en España. Como sabéis, la semana pasada pude estar tres días en el evento de videojuegos y eSports que se celebra en la capital de Francia de la mano de Lenovo, lo que me permitió poder ver una de las ferias más grandes de toda Europa que unifican dos de mis pasiones como son los juegos (ya sean en PC, PS4, One o Wii U) y los deportes electrónicos.

Sinceramente, nunca había acudido a un evento de este calado a nivel internacional y lo que vi allí, sobre todo en eSports, me sorprendió y mucho, haciéndome desear poder disfrutar de un evento así en España.

Y no, no pretendo quitar mérito al trabajo de la LVP y su Gamergy, a ESL y su ESL Masters, a Game eSports y su Madrid Gaming Experience o a Barcelona Games World, eventos que poco a poco van a más y que están experimentando un crecimiento muy bonito en cuanto a asistencia y organización y que están permitiendo que la escena de los eSports en España suba como la espuma. A vosotros, a todos vosotros, como aficionado a este deporte, forma de ocio o como queráis llamarlo, os estaré eternamente agradecido.


Pero la realidad es que a día de hoy Francia está a otro nivel. La repercusión que tienen los deportes electrónicos en el país vecino es bien diferente y, pese a que no estuve ninguno de los días presumiblemente fuertes como son el sábado y el domingo, me encontré un enorme pabellón de deportes electrónicos hasta la bandera, robando protagonismo al de videojuegos, teniendo a más gente pendiente de las competiciones de la ESL, la ESWC o incluso al mismísimo campeonato del mundo de Just Dance que a los próximos lanzamientos como Final Fantasy XV o Dead Rising 4 (que tenían colas bastante grandes pero que se quedaban pequeños al lado de lo que veía en la zona de eSports).

Además tampoco era extraño ver cada dos por tres puestos de camisetas de equipos de eSports con un buen número de personas interesadas en comprar la elástica de su jugador favorito e incluso mucha gente desfilando de aquí para allá con la camiseta de Vitality, Virtus.pro, el nuevo PSG y otro montón de equipos de élite de Francia y el mundo entero.

Por último, también me llamó poderosamente la atención el ambiente, la sonrisa que desprendían todos los aficionados a los deportes electrónicos que circulaban por allí, que lo mismo se ponían a ver una gran final de Rainbow Six como que se paraban a ver un partido de League of Legends para quedarse en el mismo lugar y ver una increíble y sorprendentemente popular final de Crash Royale. Con el público animando con locura, quitando esa máscara de seriedad que a veces tienen nuestros vecinos para dar rienda suelta a su pasión, a su afición por los eSports.

Cuando ves todo este cúmulo de cosas, cuando puedes sentirlas, te das cuenta de verdad de lo grandes que se están convirtiendo los deportes electrónicos y de lo que aún nos queda por crecer en nuestro país comparados al resto de Europa.


Y ojo, no quiero decir, como comentaba hace unas líneas, que en España no se esté haciendo un gran trabajo. Nos falta mucho por crecer, está claro, y aún podemos ver algunos fallos de organización que no deberían ocurrir, pero gracias a LVP, a Game eSports, a la ESL y a todas aquellas compañías que hacen cada vez mejores eventos de deportes electrónicos la escena en España va mejorando, se va haciendo más grande y va alcanzando, poco a poco, mi sueño, el poder ver más pronto de tarde más Paris Games Week, pero en España.

Aún queda trabajo por hacer, pero gracias por ir abriendo el camino. Algún día, seremos referencia en Europa.

Comentarios: 0
Flecha subir